16 dic. 2010

2010: AGRIDULCE

ALEGRÍAS JUNTO AL MAR

Si bien el inicio futbolístico de River fueron derrotas ante los equipos de Avellaneda, volvimos a darnos un gusto que no pudimos darnos en todo el año pasado y gran parte del 2008: ganarle a Boca. Y no fue una victoria por penales ni por un gol pidiendo la hora. Fue como tiene que ser: victoria abultada y con los pibes de la cantera divirtiéndose ante los jovatos bosteros. La revancha tampoco se la dejamos, remontamos el resultado (sin Almeyda) y acertando en los penales.


FRONTERAS LEJANAS

Por primera vez en 25 años, River no esta involucrado en el ámbito internacional. Para colmo tampoco salió del país para disputar encuentros amistosos. Lo más cercano a eso fueron 2 ensayos informales en el Monumental ante Libertad de Paraguay (que terminamos perdiendo ambos y uno por goleada).
Lo bueno: después de aquél 1985 sin aventuras fuera del país, vino un 1986 lleno de gloria que marcó un antes y un después en el club. ¿Pasará lo mismo? Por lo menos tendremos 6 meses más de abstinencia.

PRIMER SEMESTRE: CLAUSURADO.

Con refuerzos de medio pelo para abajo (Rojas, Gonzalo Ludueña, Juan Manuel Díaz, Ferrero y Canales), River tuvo un comienzo de torneo a los ponchazos: consiguió solo 3 victorias en las primeras 14 fechas que comandó el jefe Astrada. El clásico empezó un domingo y tuvo que terminarse un martes por la incapacidad del Chiquero de soportar la lluvia. Un chileno que solamente conocía Bielsa nos hizo dos. Ese fue un golpe durísimo para el Negro Astrada, que además tuvo una racha de 5 partidos sin que el equipo pueda hacer un gol. Knock Out y apareció Cappa con su filosofía de tratar bien a la pelota. Tres victorias en los últimos 5 partidos del torneo le daban cierto crédito. La goleada de Tigre en Núñez y el alejamiento de Gallardo abrían algunos interrogantes en el cierre del torneo, que además dejaba a River último en la tabla de promedios.


APERTURA DE UNA ILUSIÓN

Bajo la frase “érase el caos, después la resurrección” River presentaba a sus refuerzos en sociedad (Carrizo, Arano, Caruso, Pavone, Maidana, Acevedo, Ballón y Román). Con un excelente comienzo de tres triunfos y un empate, River se ubicó puntero en soledad después de mucho tiempo. Sostenido por una defensa sólida, ganaba los partidos por un gol de diferencia o empataba sin goles. Parecía que volvían los viejo buenos tiempos, pero la irregularidad se hizo presente otra vez. Siete fechas sin ganar, desembocaron en la salida de Cappa.

Se desató el caos: se venía Boca. No había técnico. Almeyda volvía con lo justo de una lesión. Buonanotte se lesiona. Ortega en un nivel bajísimo. Riquelme volvía a jugar.

DEL DESCENSO DIRECTO A UN CIERRE PROMETEDOR
Juan José López se hizo cargo del equipo. River bailó a Boca y echó a Borghi. Riquelme a los 10 minutos ya no podía soportar el ardor de un Monumental que explotaba y volvió al frezer del cual todavía no salió. Después de bastante tiempo, La Boca estaba de luto y en Núñez había carnaval.
Las fechas siguientes reflejaron 3 triunfos, 1 empate y 1 derrota. El final fue con un póker de goles en sur para soñar con un 2011 mejor…

CORTANDO RACHAS NEGATIVAS
Por primera (y única) vez en el año River convierte más de 3 goles en un partido: no metía 4 goles desde el 4-3 ante Chacarita en el Apertura 2009. De visitante, no lo hacía desde el 29 de enero de 2006 cuando le hizo 5 a Tiro Federal de Rosario en la cancha de Central.
No ganaba dos partidos seguidos como visitante desde mitad de año, cuando Funes Mori le metía 3 a Racing en el cilindro (18º del Clausura) y Affranchino marcaba el gol de la victoria ante Huracán en el Ducó en la segunda fecha del Apertura. Sin embargo, esto no ocurría en un mismo torneo desde el Clausura 2008, cuando River dió un paso fundamental hacia el título en Santa Fé ante Colón ganándole 2-1 (golazo de Villagra) y 3 semanas más tarde relucía el título en el Florencio Sola dando vuelta un 2-0 para finalizar el torneo con 43 puntos.

CA River Plate 1901

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada